“Después de conocerlo, poco a poco se fueron llenando dos cosas: mi celular de mensajes y mi corazón de ilusiones”.