¿Deberías seguir en contacto con quién te bloqueó?

Si te bloqueó tu ex porque su actual pareja se lo pidió, pues que te digo… ¿Pero si un amig@ te bloqueó?… ¡Pues no puedes hablar con esa persona! Exacto. Sin embargo hay personas que conocemos, amistades o incluso familiares que por situaciones como “su salud mental” o por “no tener las mismas opiniones que tu” de un momento a otro te bloquean, y así como te bloquearon, un buen día te desbloquean.

Y si, tienes que seguir como si nada, entendiendo que ya te perdonaron, que ya eres digno (a) de su tiempo y comunicación. Porque un día sirves y al otro no, porque un día caes bien y otro no, porque un día tienen ganas de platicar y al otro no.

Es cierto que cada quien necesita espacio, tiempo, escuchar otros temas, etc. Si eres alguien que entiende eso, me refiero a que no estas absorbiendo en tiempo a una persona… ¿Por qué te bloquea?

La lista de respuestas podría resultar infinita. Nadie sabe que sucede en la cabeza de la otra persona. Lo que si es que podemos analizar y decidir si estamos dispuestos a seguir con nuestra dedicación y aprecio por las personas que hacen esto de bloquear cada que les de gana. En ningún momento considero un sentimiento de “venganza” como sería bloquear a la persona en cuestión, mejor pensaría en valorarme como persona, tomar acciones y hacerme algunos planteamientos: ¿Mi amig@ / familiar tiene estabilidad emocional? ¿Me bloquea con regularidad? ¿Bloquea a más personas? Si de las 3 preguntas la primer respuesta es no y las otras si, por amor propio y con el dolor de mi corazón disminuiría la comunicación con esa persona a voluntad propia, sin bloqueos por supuesto.

No existe respuesta correcta en el comportamiento humano, es con base al criterio de cada uno que tomamos decisiones y elegimos vivir las consecuencias de estas.

Siempre queremos saberte feliz, enamorad@ de ti mism@ y motivad@ de lo que tú quieras. Esperamos este texto te sirva para poder reflexionar sobre la conducta de algunas personas en tu vida y te sientas mejor.

Si te gustó, compártelo.
http://www.amordehoy.com

¡Es momento de creer en ti!

¡Es momento de creer en ti!

Desde hace meses escuchábamos (los mexicanos) de la situación (que no entrare en detalles por que todos sabemos a lo que me refiero) que atravesaba el mundo.

Era tan ajeno, tan lejos, tan distante, tan irreal, tan ficticio que muchos no nos veíamos inmersos en un contexto de este tipo.

Existen problemas sociales, si y siempre.

Existen momentos difíciles, si y siempre.

Existen personas buenas, si y siempre.

Existen amigos que son familia, si y siempre.

Existen milagros en la vida diaria, si y siempre… Como hoy.

Hay cosas que existen, que vivimos, que están ahí afuera, que cargamos adentro y seguirán así, no van a cambiar… ¿Y adivina qué? No pasa nada… Si crees en ti.

Estos momentos son importantes para todos, es tiempo de escuchar nuestro corazón y hacer lo que consideramos correcto.

Independientemente de cuál sea la situación, cree en ti.

Tú eres mucho.

Tú puedes mucho.

Tu eres capaz de dar mucho. ¡Cree en ti!

*Si te gustó comparte. Gracias por leer.

http://www.amordehoy.com

Día de amor.

Este día es especial.

Nos recuerda la vida, nos recuerda el inicio y el final.

Algunos lo sienten festejo,

otros agradecimiento,

si bien es cierto, hay que provocar con amor los recuerdos.

Aprender a sentir,

que lo material no es eterno,

y aunque así lo quisiéramos,

este día nos recuerda que algún día allá iremos.

De esa persona que partió…

ya su aroma se percibió,

tu tacto lo besó,

tu vida lo miró,

sus palabras se tatuaron en tu corazón…

Este es el tesoro interno,

que guarda cada uno,

para seguir sintiéndose humano.

Se podrán haber ido todos,

o uno por uno o de a montones,

la certeza de la vida es que algún día volveremos a tener con ellos reuniones.

Y… ¿Qué te dejaron ellos en esta vida?

¿De verdad lo predicas?

Y… ¿Si con tu acciones rindes tributo a su memoria?

Y… si de amor se trata,

no hay palabras que alcancen a describir,

aún que fueran de pocas,

tú sabías su sentir.

Que las lagrimas en los ojos multipliquen la luz,

y se conviertan en momentos evocados con gratitud.

Sabes que se fueron… y no.

Nos quedan los recuerdos,

la ilusión de encontrarlos en nuestros sueños y su amor…

 

Compartir es amor.

Recuerdo amistades con las que he convivido mucho tiempo y en alguna ocasión una de ellas mencionaba que los amigos son la familia que tú eliges. Esa elección basada en la convivencia, compartir gustos, ideas, formas, visiones se convierte en un amor fraternal. ¿Quién sabe que existe una amistad que sin importar el tiempo, cualquiera que sea la situación estará ahí? A eso me refiero. Amigos que traspasan las barreras de las clases sociales, el dinero, los títulos, las profesiones, los momentos… nos valoramos entre iguales, seres humanos que si bien no nacieron con un lazo de sangre el tiempo se ha encargado de vincularnos fuertemente a través del amor de la amistad. Compartir el tiempo (y no me refiero a una pareja) es amistad, es amor.