El amor tiene diferentes rostros.

26198009_285211258671418_6122789448810455449_o.jpgEl amor es diferente cada día, el amor tiene diferentes rostros.
Últimamente han sucedido cosas en mi vida que han hecho que perciba lo grande que es el amor y en donde esta… lo he visto en la sonrisa del muchacho que atiende un mostrador y que pesar de que repite la misma información una y otra vez, aun y que está cansado, recibe con buen ánimo al siguiente cliente con todo y que sabe que su pregunta será igual al del anterior; en la paciencia de la mujer que va a cuidar y escuchar al enfermo, acaricia su alma con su empatía y comprensión, besa su frente en cada oración; en la plática del chofer quien constantemente trata de ver el lado bueno del pasajero y lo motiva a seguir su día de forma positiva; en la maestra que entrega su almuerzo al alumno que sabe que su mama está enferma y no lo atiende al 100% porque en ese momento no puede; en ese compañero de trabajo o escuela que te pregunta: ¿Cómo estás? de forma sincera, sin esperar una respuesta rutinaria, al contrario, espera una que da alguien que abre su corazón… por eso pienso que el amor tiene diferentes rostros… el tuyo y el mío hoy por ejemplo.

El 2017.

El 2017.

Se cierran ciclos, se aprenden cosas, se pierden otras.

Se dejan ir los miedos, se quedan en el tiempo.

Se acerca un año nuevo, se vive y se revive.

Sobresaltan los recuerdos, se añoran momentos.

Llega el año nuevo, tiempo de ingenio.

Se reinventan las experiencias, sorprendes al amor con tu esencia.

No es que se termine un año y empiece el otro, es que todos los días son una oportunidad nueva de ser mejores y redescubrir el amordehoy.com

Comparte con quién hizo tu 2017 memorable.

Día de amor.

Este día es especial.

Nos recuerda la vida, nos recuerda el inicio y el final.

Algunos lo sienten festejo,

otros agradecimiento,

si bien es cierto, hay que provocar con amor los recuerdos.

Aprender a sentir,

que lo material no es eterno,

y aunque así lo quisiéramos,

este día nos recuerda que algún día allá iremos.

De esa persona que partió…

ya su aroma se percibió,

tu tacto lo besó,

tu vida lo miró,

sus palabras se tatuaron en tu corazón…

Este es el tesoro interno,

que guarda cada uno,

para seguir sintiéndose humano.

Se podrán haber ido todos,

o uno por uno o de a montones,

la certeza de la vida es que algún día volveremos a tener con ellos reuniones.

Y… ¿Qué te dejaron ellos en esta vida?

¿De verdad lo predicas?

Y… ¿Si con tu acciones rindes tributo a su memoria?

Y… si de amor se trata,

no hay palabras que alcancen a describir,

aún que fueran de pocas,

tú sabías su sentir.

Que las lagrimas en los ojos multipliquen la luz,

y se conviertan en momentos evocados con gratitud.

Sabes que se fueron… y no.

Nos quedan los recuerdos,

la ilusión de encontrarlos en nuestros sueños y su amor…