¿Deberías seguir en contacto con quién te bloqueó?

Si te bloqueó tu ex porque su actual pareja se lo pidió, pues que te digo… ¿Pero si un amig@ te bloqueó?… ¡Pues no puedes hablar con esa persona! Exacto. Sin embargo hay personas que conocemos, amistades o incluso familiares que por situaciones como “su salud mental” o por “no tener las mismas opiniones que tu” de un momento a otro te bloquean, y así como te bloquearon, un buen día te desbloquean.

Y si, tienes que seguir como si nada, entendiendo que ya te perdonaron, que ya eres digno (a) de su tiempo y comunicación. Porque un día sirves y al otro no, porque un día caes bien y otro no, porque un día tienen ganas de platicar y al otro no.

Es cierto que cada quien necesita espacio, tiempo, escuchar otros temas, etc. Si eres alguien que entiende eso, me refiero a que no estas absorbiendo en tiempo a una persona… ¿Por qué te bloquea?

La lista de respuestas podría resultar infinita. Nadie sabe que sucede en la cabeza de la otra persona. Lo que si es que podemos analizar y decidir si estamos dispuestos a seguir con nuestra dedicación y aprecio por las personas que hacen esto de bloquear cada que les de gana. En ningún momento considero un sentimiento de “venganza” como sería bloquear a la persona en cuestión, mejor pensaría en valorarme como persona, tomar acciones y hacerme algunos planteamientos: ¿Mi amig@ / familiar tiene estabilidad emocional? ¿Me bloquea con regularidad? ¿Bloquea a más personas? Si de las 3 preguntas la primer respuesta es no y las otras si, por amor propio y con el dolor de mi corazón disminuiría la comunicación con esa persona a voluntad propia, sin bloqueos por supuesto.

No existe respuesta correcta en el comportamiento humano, es con base al criterio de cada uno que tomamos decisiones y elegimos vivir las consecuencias de estas.

Siempre queremos saberte feliz, enamorad@ de ti mism@ y motivad@ de lo que tú quieras. Esperamos este texto te sirva para poder reflexionar sobre la conducta de algunas personas en tu vida y te sientas mejor.

Si te gustó, compártelo.
http://www.amordehoy.com

Somos pequeños y poderosos.

No recuerdo la primera vez que fui a la montaña, después de vivir toda la vida en la ciudad. Y ya es mucho decir que en la ciudad donde vivo esta rodeada de montañas, así es su frase descriptiva, por cierto.

Lo que sí recuerdo es la última vez que vi las montañas. Estaba con un grupo de amistades y llegamos a ese lugar después de aproximadamente dos horas. Todas, independientemente de cuál haya sido su vida quedamos impresionadas. Era simplemente otro mundo, una burbuja de paz en sus paisajes, una tranquilidad en su aire, un arrullo en su silencio. Eran kilómetros de pureza alrededor nuestro.

Comparado con el tamaño de cualquier montaña o maravilla natural: río, lago, cerro, bosque, cascada, volcán… Somos pequeños.

Y es que nuestro ego nos ha llevado a creer que podemos conquistarlo todo. No lo niego, sigo pensando que sí.

Se conquista el cerro cuando se llena de viviendas, se conquista un río cuando nos da agua que beber… a todo un pueblo… pero que tontos somos!

El ser poderosos considero, es más allá de las pequeñeces que antes mencioné. Es saber que sí, podemos llenar una montaña de casas lujosas, o llegar más arriba de la cascada, saber que podemos hacer mil y un cosas pero no las vamos a realizar no porque no podamos, sino porque somos conscientes de que ya fue mucho. Acabarnos la naturaleza, fabricar ropa que no usamos, comprar cosas que guardamos, ya fue mucho.

Algo más allá de nuestro poder nos rebasa y es justo el tiempo indicado de mostrar nuestra grandeza de otra forma positiva.

¿Qué valores serían los ideales para demostrar como sociedad que somos pequeños y a la vez poderosos? ¿Cuál es la forma correcta de ser conscientes a nivel sociedad para avanzar? ¿Qué poder realmente necesitamos en estos instantes?

Yo me quedo con ser generosos, humildes, pacientes y tener fortaleza interna. Así seremos pequeños y poderosos.

Gracias por leernos… Si te gustó ¡Compártelo!

http://www.amordehoy.com